martes, 30 de marzo de 2010

CONSECUENCIA HIPERBOLIZADA DE LA SUBIDA DEL IVA:

Tomás Gómez, parece meditar que, la subida del IVA, y el paro, de los que no tiene culpa, le pueden conducir a una derrota, queda un año para calentar motores, y a Tomás, sin anticongelante, puede gripársele el motor electoral.


Aún no sabemos las consecuencias económicas de la subida del IVA, pero ya anunciaba en mi blog, http://poejosman.blogspot.com/ como en EE.UU.; se inició su independencia con la subida de impuestos a la azúcar y el té entre otros productos.

El gobierno debe de buscar otras medidas para mejorar la economía y no perjudicar aún más a la clase trabajadora, y dentro de ella a los parado y paradas especialmente si éstos/as están hipotecados por compra de viviendas.

Ha sido un gran error aprobar en el Parlamento esta subida.

No estoy de acuerdo con las palabras utilizadas por Esperanza Aguirre “revolución del IVA”, pero todos los comentaristas de radio y televisión y prensa escrita nos han recordado, -como indico arriba- como empezó la independencia de EE.UU. en cualquier página de Internet o enciclopedia sobre el asunto, nos puede ayudar a reflexionar, sobre el barco en el que nos va hacer embarcar el gobierno Zapatero con la subida en julio de éste impuesto indirecto, en esta época de crisis.

Ver: www.mercaba.org/fichas/historia/la_revolucion_americana.htm

Si nos remontamos a la época de Ana de Austria, -también nacida en Valladolid- en el periodo de 1648 y 1653, provocó en Francia la denominada revolución de la Fronda, desembocando en una guerra civil sangrienta, obviamente esto es una exageración en estos tiempos, pero Zapatero debe de tomar nota, así como Gallardón en el ayuntamiento de Madrid, no se puede exprimir más el limón de la clase trabajadora.

Cualquier libro o revista de historia coincide esta vez con Wikipedia, reitero, es una exageración, pero, sin existir revolución puede llevar a Zapatero a un desprestigio, y por ende a un posible desastre electoral, es por ello que debe meditar sobre el asunto.

Según Wikipedia:

La Fronda nació, en principio, a causa del descontento general. Sus inicios se fundamentaron en la crisis económica y el aumento de la presión fiscal generadas para hacer frente a la Guerra de los Treinta Años. Su causa más directa debe buscarse, por tanto, en los medios utilizados por la monarquía para elevar los impuestos. Con la llegada de la regencia se esperaba una rebaja de las tasas, pero no fue así: el Cardenal Mazarino creyó que Francia podía soportar la guerra y no aflojó la presión. El auditor general de finanzas (Contrôleur général des finances), Michel Particelli d'Émery, incrementó la lista de los impuestos. Con esta medida forzó a París, que estaba exenta de ellos, a pagarlos. Nombró nuevos cargos mientras que, por su parte, Mazarino, se disponía a chantajear con la renovación de la paulette (derecho anual que aseguraba la transmisión de los cargos).

Frente al gobierno real, se encontraba la familia real. Gastón de Francia, eterno conspirador, no ocultaba su oposición a Mazarino, igual que su hija la Gran Mademoiselle. El príncipe de Condé y su hermana la duquesa de Longueville, querían pertenecer al Consejo real. Jean-François Paul de Gondi, futuro cardenal de Retz, coadjutor de París, era ambicioso y deseaba un cargo político y el capelo de cardenal. El Parlamento de París libró una auténtica batalla con la regencia a propósito de los impuestos. Ejerció, con frecuencia, su derecho de reconvención esperando, en vano, modificar la política del reino. Por último, París era una ciudad de carácter rebelde, fácilmente inflamable, que vivía de rentas y estaba dominada por las corporaciones.”

José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario