lunes, 31 de agosto de 2009

EL SUELDO DEL PODER Y EL ORO DEL VATICANO.

Cuanto escribo en este romancillo, lo sabemos todos, y de alguna forma lo hemos reivindicado en los últimos años, yo no aporto nada nuevo, pero, seguirá siendo conveniente recordarlo de vez en cuando: Altos sueldos del poder y el oro de Vaticano, las ganancias de la banca, la droga de los capos, las industrias farmaceúticas, sus ganancias, despilfarros...
Algo que hemos dicho todos, que si existe Dios, los verá tan lejos de Él y tan cerca del diablo.

Con el sueldo del poder,
y el oro del Vaticano,
nutriríamos al mundo
del hambre del crucificado.
Si los banqueros del mundo,
y de la droga los capos
pusieran de su avaricia
en forma de de trigo un grano.

Si el alcalde de mi pueblo (1)
diera un diezmo bien pesado,
si la industria del dolor
(esa química de fármacos)
diera una chispa al menos
de ganancia y despilfarro,
África entre suspiros
seguiría respirando.

¡Ricos tan lejos de Cristo,
y, tan cerca del diablo!

(1) mi pueblo es Madrid.

Leganés, 31 de agosto de 2009

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario