sábado, 12 de septiembre de 2009

ATARDECER Y SOSIEGO.

Las luces, siempre las luces,

marcando la sombra del hombre,

atardecer y sosiego

bajo una chopera que agostea

repleta de vida pura.

Y el arroyo fresco

viviente por sus orillas

de enamorados,

besos, caricias, orgasmos…

el inocente insecto

planea sobre ellos.

La naturaleza viva

en un Madrid que desierto,

parece de nichos vacíos

un frío de cementerios.

JOSMAN.

Publicar un comentario