miércoles, 23 de septiembre de 2009

¿CIVILES Y MILITARES?


A Manuel Rosa y José Carlos Piñeiro.

Llegará un tiempo de libertad,
no puede ser eterna la cadena,
cuando los guardias civiles sean
lo que deben ser, ciudadanos
civiles uniformados.

Sin ser correcaminos
en conflictos internacionales,
que son guerras enmascaradas,
los orinales del mundo,
la cloaca infecta donde
dictan los señores de la guerra,
el poder de la droga
y una religión confusa
que lanza al suicida contra otras vidas.

¿Qué hacen los guardias civiles,
si es misión humanitaria
sobre un polvorín de balas?

¿Militares o civiles?
Esta interrogante, esta simbiosis
acomodada, parecemos o padecemos
un hermafroditismo en la partida (1)
ajedrecista de la eterna España.
El Parlamento duerme
en la noche de los tiempos.
Cuentan que Juan Ramón Jiménez,
jamás ató a Platero a una noria,
porque legisló para él, como pollino
existencialista , una ley ilustre
al que fuera compañero de paseo,
alma gemela, hacia un Moguer perpetuo.

Leganés,23 de septiembre de 2009

JOSMAN.


(1) Como el hermafrodita, dos en uno, y a veces ninguno.
Publicar un comentario