lunes, 30 de marzo de 2015

DE GRECIA A LEGANÉS, NOS FALTA UN POETA.


Si Leganés intentara parecerse a la Grecia antigua, tiene mucho de aquella inquietud por la literatura, por la filosofía y por el pensamiento.

Salvando las distancias, hemos tenido, nuestras Safos, con una lírica refinada y profunda, tenemos un Homero que sin estar con la aristocracia que no existe, está con el sistema y en ocasiones es como un cronista de la vida social.

Tenemos hasta un Aristófanes que hace de su poesía una gran comedia crítica.

Tenemos hasta a nuestro amigo Santiago Gómez Valverde, que maneja la metáfora con exquisita delicadeza, tenemos de todo, pero nos falta alguien que retrate éste tiempo como HESÍODO, que dicen que:"La familia de Hesíodo estableció su residencia en Beocia, procedente de Cumas (Eolia)."

Nos falta un poeta campesino, un poeta que no visite ni los ateneos, ni siquiera el Julián Besteiro, necesitamos más que nunca un poeta tosco y si cabe hasta mediocre, pero como dice Indro Montanelli, un poeta que dibuje con la palabra éste tiempo de políticas sobrantes de impiedad, de 17.000 parados en nuestra ciudad, de los centenares de hogares con pobreza energética, necesitamos alguien que cante sin refinamientos a esos 10.000 hogares sin subsidio, a esos ancianos que estiran su paupérrima pensión para hijos y nietos.

Necesitamos la poesía ordinaria, que no ponga flores a los enfermos de Hepatitis C. necesitamos un poeta que analice por qué se ha sacrificado a los pobres, a su Educación, a su Sanidad a los Servicios Sociales. necesitamos un Hesíodo, que nacido en esos pisos de 60 metros cuadrados, como Hesíodo en aquellas cabañas de barro y paja, que recoja todo éste tiempo, 

Nuestro amigo Santiago Gómez Valverde, nos alimenta con "La Palabra y el Tiempo" porque es el tiempo de su palabra. al que envidio sanamente.

Pero necesitamos un poeta-carnicero, que abra las entrañas de ésta herida animalesca, que nos invade, que deje retratada, aunque sea en coplas, este calvario de nuestros convecinos y ésta impotencia. 

Nos falta ese eslabón, por innecesario que parezca, porque ese hombre o esa mujer, quedará como el segundo poeta de nuestra historia, tan distante, pero tan parecida a la de Grecia con sus Pisístratos, sus Solones y Filipos.

Un poeta que retrate esta nueva Timocracia, ésta Oligarquía. aunque como a Filoxeno, cualquier Dionisio I, lo mandé a picar a la mina.

JOSMAN.
Publicar un comentario