jueves, 5 de marzo de 2015

ESCALERAS DE EMERGENCIA EN CENTROS ESCOLARES.

Fotografía: Propiedad del Ayuntamiento de Leganés.

Otrora cuando gobernaban PSOE e IU, escribía este aprendiz de poeta social que, había que ir instalando escaleras de emergencias en centros escolares.
En una época en que la crisis no nos había estallado y los presupuestos eran menos ajustados o recortados en las diferentes áreas municipales.

Mientras yo me hacía eco, poniendo de referencia el Colegio Víctor Pradera, los gobiernos pasados, colocaban escaleras de emergencia en la actual Casa Regional de Castilla La Mancha y en el Hotel de Asociaciones del Centro Ramiro de Maeztu.

Por aquella época, como en todas, este aprendiz de poeta era crítico con los gobiernos, debemos serlo siempre, En el primer Consejo Asesor de la Guardia Civil -salido de las urnas- del que fui miembro, aprendí que, para criticar y felicitar hay que motivar las dos, si no se motivan sus porqués caen el el vacío.

La página  abierta al público de Facebook de  Enseñanza y Empleo,  hace 48 horas nos sacó esta fotografía, propiedad obviamente del Ayuntamiento, y debo de felicitarles.

Ya el pasado verano - Agosto-  en el ferial, tras hacerse pública la construcción de dos escaleras en dos centros educativos, siendo una vieja reivindicación de algunos padres y mía, agradecí personalmente al alcalde y concejala de obras, la decisión de iniciar este proyecto.

Las escaleras de emergencia, que yo llamo de evacuación, son como el cinturón de seguridad de los usuarios de los vehículos, parece que no se necesitan hasta que un accidente nos recuerda su necesidad.

En EE.UU. desde comienzos del siglo XX, han salvado muchas vidas estas escaleras, allí son muy normales, hasta nuestro hospital Doce de Octubre y otros cuentan con ellas.

Sabemos que, hoy más que nunca, no se invierte lo suficiente en prevención de ahí lo ocurrido en nuestros ríos, y bosques.

Ésta vez ha acertado el Gobierno de Leganés, adelantándose a lo que algún día, Dios no lo quiera, pueda acontecer, lo mismo que en su día felicité a Medio Ambiente, por sanar a los olmos del insecto devorador llamado Galeruca.

Quede aquí, mi agradecimiento, a los padres de alumnos solicitantes, a los gestores de ésta propuesta y a los ejecutores de su instalación.

JOSMAN.
Publicar un comentario