domingo, 29 de marzo de 2015

EL ALMA INTERMINABLE.

Ésta nota tendrá poco lectores, no es política, es humana, y nadie pondrá un comentario, ni me criticará nadie, porque de los débiles no opina nadie, ni de su grandeza ni de sus miserias, no hay nada en juego, ni hay interés.

Ayer en un pueblo, cuyo nombre no debo de mencionar, vi la grandeza del alma y su solidaridad interminable,un grupo de 25 personas con discapacidad severa o diversidad funcional, venían de una pequeña excursión, caminaban con dificultad y un@s y otr@s se apoyaban en su compañer@, tres auxiliares de enfermería constantemente lanzaban miradas vigilantes, en un caminar lento, la imagen queda en mi memoria, ya que, la intimidad y la imagen debe de respetarse en grado sumo.


Pero lo más importante de todo es que, éstas auxiliares de enfermería, más allá de lo que sus obligaciones laborales les puedan indicar, salían de un Centro de Salud por dar de merendar a éstas personas en el exterior del mismo, para que se bañaran de sol y de aire, de naturaleza, que debe de ser el mejor baño éstos días de primavera.


Ahí en ese paseo, es donde se ve la calidad interminable de las almas de los seres, ahí donde no llegan los familiares, llega la bondad, donde no existe la envidia, ni los intereses egoístas de los seres humanos, es donde te das cuenta de que dentro de la fragilidad física e intelectual, está la verdadera fortaleza del ser.


Unid@s por sus manos hallan el verdadero amor, y el único amor, el solidario sin prestaciones, ésta fue la Bienaventuranza que olvidó Jesús en el sermón de la montaña, ayudaros los unos a los otros, la ayuda entre los más débiles, alcanza el punto cenital, si existe la eternidad, es de ésta gente, no puede ser para los que vivimos a la corriente de una sociedad inanimada, a la que nos mueve la economía y el mío, mío, mío, hasta la podredumbre más absurda.

Si éstos seres nadaran entre las lluvias de oro como Zeús, nos tendrían a los familiares paseándoles por si se dejara caer una gota, para convertirnos en el aparato reproductor de Dánae, por quedarnos con su fruto, pero son pobres y sus pensiones paupérrimas, por ello, sus paseos son con su alma gemela hasta el confín de sus días.

JOSMAN.
Publicar un comentario