lunes, 2 de marzo de 2015

LA IDEA INDEPENDIENTE Y EL ESTIÉRCOL.

D. José Luis Sampedro.
Hoy butarquea uno, no para llorar las soledades en este día gris, y también para recordar, no se por qué a José Luis Sampedro, y pensando en él que murió lúcido, le recuerdo en su última entrevista, contaba que llegó a una edad donde al despertar, tenía que ponerse oídos -audífonos-, tenía que ponerse ojos -gafas-, tenía que ponerse dientes, pero no tenía que ponerse las ideas, iban con él, fueron con él hasta la muerte, y escribió el prólogo de "Los indignados".

El hombre puede perder la virilidad y vivir, puede perder el caminar y acabar en silla de ruedas, pero debe de ser triste que un ser humano acabe anulado, sin ideas propias y sin tienda de pensamientos, siendo sólo un vegetal.


Ni por amor, ni por miedo, puede ser el ser anulado, los que han convivido conmigo el día a día, saben que bajo regímenes disciplinarios obsoletos, y código penal militar, más ordenanzas de Carlos III, siempre defendí mis opiniones de lo público.


Los que somos así, sin ser del PP, ni PSOE, ni ULEG, ni IU, ni PODEMOS, perdemos amistades, porque no bailamos sus músicas celestiales, ni siquiera elegimos entre Jesús y Barrabás, el ser humano mujer y hombre, no puede ser un alienado, ciego por un partido, dice la R.A.E. que, el alienado tiene una patología mental, los que no lo somos sufrimos de neurosis provocada ante tanto estiércol, que es, con lo que mi padre reforzaba las praderas asturianas, pero utilizado por mi padre, o no, no dejaba de ser mierda de vaca.

El ser humano, hombre o mujer, puede y debe votar, pero no ser un esclavo de ideas interesadas, porque deja de ser él o ella, para ser una marioneta, He conocido a muchos en Leganés, que por amor, amistad, familias, e intereses, comenzaban colocando carteles de un partido y acababan asegurándose un salario municipal, no tenían ideas, tenían el peor hambre que existe, la ambición y la avaricia.


JOSMAN.
Publicar un comentario